http://http:///.blogspot.com/
Ultimas entradas :
GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Manchas en nuestros hijos

Mi hijo tiene manchas

Aprenda a reconocer los distintos tipos de manchas en la piel de los niños
Lunares, pecas, nevus, angiomas... descubra sus características y las causas por las que aparecen

Las pecas son pequeñas manchas de color marrón, frecuentes en las personas de piel clara y cabello rubio o pelirrojo

Encontrar una piel absolutamente inmaculada es una tarea casi imposible, ya que desde que los niños son bien pequeños suelen presentar manchitas en la piel, producidas por diferentes causas. La más habitual tiene su origen en los melanocitos, unas células que contienen un pigmento conocido como melanina y que forman parte de la dermis a lo largo de toda su superficie. Así, en ocasiones, se acumulan en determinadas zonas o están ausentes en otras, dando lugar a manchas oscuras de hiperpigmentación o a manchas claras de hipopigmentación.

Entre los distintos tipos de marcas en la piel se encuentran los lunares, lesiones pigmentadas que pueden ser de nacimiento o aparecer a lo largo de la vida. Por otro lado estarían los nevus, manchas generalmente coloreadas y con relieve. Son benignas y no suelen precisar de tratamiento, pero se debe consultar al especialista si cambian de aspecto, duelen, pican, contienen pelos o crecen. Por último, las pecas son pequeñas manchas de color marrón claro, que se hacen más evidentes tras la exposición a la radiación solar y son habituales en las personas de piel clara y cabello rubio o pelirrojo.

Caso diferente es el de las manchas de origen vascular o angiomas, que aparecen en la piel debido al cúmulo de estructuras vasculares en zonas localizadas. A nivel popular se las ha conocido siempre como antojos, por la creencia de que si no se satisfacía un capricho de la embarazada, se podía generar este tipo de lesión cutánea visible, algo que, sin embargo, no tiene fundamento científico.

Los angiomas vasculares sin relieve, son manchas rosas localizadas casi siempre en los párpados, la frente y la nuca. No precisan de tratamiento y desaparecen con la edad. Sin embargo, los angiomas tuberosos, más oscuros y con relieve, sí que deben ser tratados y en ocasiones en necesario recurrir a los corticoides, el láser o la cirugía.

Mancha mongólica en los bebés



Algunos bebés al nacer suelen presentar una mancha de color azul o gris en la parte del glúteo y espalda, en algunos casos también pueden aparecer en los pies y muslos.

Los padres pueden llegar a confundirlos con hematomas provocados por el parto, lo cual no tiene nada que ver, la mancha mongólica se presenta generalmente en bebés de raza asiática y a veces de raza negra o mestiza.

Según estudios el 90% de bebés asiáticos nacen con la mancha mongólica y solo en raras ocasiones se presenta en bebés de raza blanca.

La mancha mongólica es conocida científicamente como MELANOCITOSIS DÉRMICA CONGÉNITA, hay que tener muy en claro que estas manchas no tienen ninguna relación con el mongolismo o síndrome de down, se le ha dado este nombre porque los niños de Mongolia presentan estas manchas con frecuencia.

¿Qué las produce?

Estas manchas son resultado de la acumulación de las células llamadas melanocitos, estas células son las encargadas de dar color a nuestra piel y protegernos de los rayos ultravioletas, cuando se acumulan en gran cantidad en la parte más profunda de la dermis aparecen las manchas mongólicas.

¿Es necesario un tratamiento?

No es necesario acudir a ningún tipo de tratamiento para desaparecer estas manchas en nuestros niños, con el paso del tiempo se irán borrando solas, el máximo de tiempo que duran estas manchas es hasta la edad de los diez años. El único inconveniente que nos puede traer las manchas mongólicas en nuestros niños será el malestar de verlas.


Acantosis nigricans

1

La acantosis nigricans es una afección cutánea que cursa con parches cada vez más engrosados y oscuros o manchas alrededor de algunas articulaciones y en áreas del cuerpo con pliegues y arrugas (como los nudillos, las axilas, los codos, las rodillas y los lados y la parte posterior del cuello).

Algunas personas también desarrollan esta afección en las palmas de las manos, las ingles, los labios o, en muy contadas ocasiones, en áreas que carecen de pliegues o arrugas, como la cara, la espalda, los brazos o las piernas. La piel puede conservar su suavidad, por eso se suele utilizar el calificativo "aterciopelado" para describir síntomas de la acantosis nigricans.

La acantosis nigricans no es el resultado de una infección y, por lo tanto, no es contagiosa. Es posible que algunos de los niños que la padecen presenten leves picores. Pero, aparte de esto, la acantosis nigricans es inofensiva. De todos modos, el médico solicitará algunas pruebas médicas para descartar algunas de sus posibles causas subyacentes, que podrían requerir tratamiento.

El tratamiento de la acantosis nigricans consiste en tratar las afecciones que están originando el oscurecimiento de la piel (conocido como hiperpigmentación).

Causas
Las causas exactas de la acantosis nigricans varían entre los distintos casos y a menudo se desconocen. En algunos casos, son de carácter hereditario y se dan en niños y adolescentes que, de no padecer esta afección, estarían completamente sanos. Aunque en estos casos no se trate de una afección peligrosa, puede hacer que los afectados se sientan cohibidos por su aspecto físico.

La acantosis nigricans se ve con más frecuencia en niños con concentraciones elevadas de insulina en sangre, algo que suele ser propio de los niños con sobrepeso, obesos, o con diabetes.

A veces la acantosis nigricans puede ser una señal de aviso de enfermedades más graves, como ciertos cánceres y algunos problemas endocrinos, junto con la diabetes tipo 2 y los problemas de salud relacionados con la obesidad. En casos excepcionales, la acantosis nigricans se puede desarrollar tras la toma de algunos medicamentos, como los anticonceptivos orales y los medicamentos para tratar el colesterol.

Síntomas
Por lo general, el único síntoma de la acantosis nigricans son parches oscuros, engrosados y aterciopelados en los pliegues o arrugas de la piel, generalmente en el cuello, las axilas o las ingles, pero a veces también en los labios, las palmas de las manos, los nudillos, las plantas de los pies u otras áreas. Con muy escasa frecuencia, los niños pueden notar una ligera comezón en las áreas afectadas.

Las manchas que aparecen en la piel suelen ir cambiando de color muy lentamente, a lo largo de meses o incluso de años. Si el color de la piel de su hijo cambia rápidamente, llévelo al pediatra de inmediato. Podría tratarse de un síntoma de una afección médica grave.

Qué hacer
En primer lugar, no te asustes. La acantosis nigricans no es perjudicial ni contagiosa, pero es conveniente que vayas al médico para asegurarte de que no está provocada por otra afección que requiere atención médica. En algunos casos, la acantosis nigricans puede ser un signo de que eres proclive a desarrollar diabetes. Siempre que detectes algún cambio en el color, grosor o textura de tu piel, es recomendable que vayas al médico.

Qué esperar
Si te diagnostican una acantosis nigricans, es posible que el médico quiera hacerte un análisis de sangre u otras pruebas para determinar cuál es su causa o para evaluar otras enfermedades (como la diabetes tipo 2) que ocurren más a menudo en personas con acantosis nigricans.

Tratamiento de la acantosis nigricans
Si el médico concluye que tu acantosis nigricans no está relacionada con ninguna afección médica de mayor gravedad, no será necesario que la trates. Pero, si tu médico cree que hay una forma de mejorar el aspecto de tu piel, tal vez prefieras iniciar un tratamiento. A veces, la acantosis nigricans desaparece por sí sola.

Es posible que el médico te recete lociones o cremas. Haz tantas preguntas como necesites para entender cuándo y cómo seguir el plan de tratamiento.

Es fácil caer en el error de creerse todas las exageraciones publicitarias sobre cremas decolorantes, leches limpiadoras y exfoliantes faciales de venta sin receta médica. Pero es muy poco probable que funcionen y pueden irritarte la piel. Y, aparte de ser un despilfarro, ¡pueden aumentan el estrés provocado por la acantosis nigricans!

En algunos casos, mantener un peso saludable, haciendo ejercicio con regularidad y comiendo sano, puede ayudar a prevenir o tratar la acantosis nigricans.

También deberías pensar en cuidarte en otros sentidos. Puesto que se trata de una afección visible, algunas personas con acantosis nigricans se sienten cohibidas o avergonzadas por el aspecto de su piel. Hablar con un psicólogo, médico, amigo o incluso con un grupo de apoyo formado por otros adolescentes puede ayudarte a estar más seguro de ti mismo. Lo más probable es que tu médico o enfermero puedan ayudarte a encontrar grupos de apoyo en tu localidad o por Internet. Y no temas hablar con tus amigos. ¡Los buenos amigos son el mejor apoyo!

Revisado por: Patrice Hyde, MD

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified