http://http:///.blogspot.com/
Ultimas entradas :
GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Desde el corazón de una madre


En México, el mes de Mayo está dedicado a la Madre.
En la Iglesia, a la Virgen María.

¿Y qué somos las madres sin los hijos? Es por ello que he querido escribir como madre lo que para mí son mis hijos.
Un regalo de Dios-dicen muchos.
Hijos del anhelo de la vida-según Gibran Jalil Gibran
Hijos de Dios-según la Biblia

Todo éso son para mí.

Cuando Dios me creó mujer, destinó para mí la mejor de las funciones: el cuidado de los hijos que El crea Y también me creó companera de mi esposo.

A la mujer le dijo: «Tantas haré tus fatigas cuantos sean tus embarazos: con dolor parirás los hijos. Hacia tu marido irá tu apetencia, y él te dominará. Gn. 3

Para algunas personas, ésta cita es como una injusticia divina o como un castigo de Dios.
Yo creo que sí lo es, porque Dios no podía dejar sin castigo la desobediencia de Adán y Eva, Pero si su ira es grande, su misericordia es mayor aún. Y aunó al sufrimiento, el amor.

Y así, la mujer está sujeta a los hijos y a su esposo, por amor.

Y no hay amor sin sufrimiento, porque sólo el que sufre puede saborear la miel. Puede distinguir entre lo dulce y lo amargo.

Amo profundamente a mis hijos. Tal vez no he sabido ser madre, porque sabio sólo Dios, pero he tratado de hacer el mejor papel que he podido como madre. He puesto todo mi empeno en ello.
Si lo he logrado o no, sólo el tiempo lo dirá.

Y no ha habido alegría sin dolor, ciertamente.
He gozado de hermosos paseos, de inumerables tardes de tarea o de juegos. Pero he llorado también lágrimas de coraje, de arrepentimiento, de miedo por ellos y de dolor.

He procreado a mis hijos con amor a mi esposo y a ellos mismos, deseándolos. Y he enterrado a un pedacito de mi carne y de mi corazón.

Creo que el mayor dolor es perder a un hijo.

Muchas madres pasamos por ése dolor. Algunas varias veces, como mi abuelita que perdió dos hijos. O como una tía que perdió a sus tres hijos.

La sensación de culpa, la sensación de impotencia que queda con su partida es inmensa. El preguntarse qué fué lo que hice para que sucediera, qué fué lo que dejé de hacer.

No puedo evitar aún después de tantos anos, imaginar cómo sería si estuviera viva mi nena.
Si estuviera casada, con hijos. Si sería profesionista o ama de casa.

Durante mucho tiempo bloqueé en mi corazón ése momento, ése dolor lo contuve muchos anos porque era muy difícil enfrentarme a él.
Nunca pude llorar su pérdida por cuatro palabras pronunciadas por una persona:
"Tú tuviste la culpa", me dijo cuando nos dirigíamos mi esposo y yo hacia la casa del doctor familiar para que extendiera el certificado de defunción, después de haberla encontrado muerta en la cama. Era muy pequena, apenas dos meses de nacida.

Yo entiendo porqué dijo ésas palabras. El también había perdido un hijo. Y seguramente fué muy duro para él.
Sin embargo, ésas palabras no me permitieron vivir el proceso natural de duelo ante una pérdida tan dolorosa. Durante 20 anos tuve ése dolor dentro, que no me permitía seguir viviendo.

Tal vez ésa sea la razón por la que en muchas situaciones fuí un poco temerosa con mis hijos. Muchas veces tuve que hacerme a un lado, ante situaciones en las que podían salir lastimados para permitirles desarrollarse.
Para muchas madres, el simple hecho de que sus hijos suban a una resbaladilla es normal; para mí, era todo un martirio ver a mi hijo pequeno subir cada escalón, temía yo que se cayera en cada hueco, que sus piecesitos no pudieran alcanzar el siguiente escalón.
El verlo en la parte superior con tantos agujeros por donde pudiera caerse, era doblemente difícil. Cada que se deslizaban por la resbaladilla a gran velocidad, temía se salieran volando de ella.

Y sin embargo, Dios me daba la fortaleza suficiente para superar ésos pequenos pasos que son tan comunes para muchas madres.
Mis hijos son temerarios hasta cierto punto, porque su padre los animaba a trepar, a correr, a brincar, a saltar, a subir en sitios en donde yo no les hubiera permitido hacerlo tan fácilmente.

Mi esposo me ayudó a superar la pérdida de mi hija. De no haber sido así, me hubiera convertido en una madre totalmente protectora de mis hijos. Siempre viviendo con el temor de que algo les sucediera.
Muchas veces me tuve que voltear hacia otro lado, mientras mis hijos se deslizaban por una alta resbaladilla o trepaban a unos pasamanos, o a una rueda de la fortuna, para no quitarles o enturbiarles sus momentos de felicidad.

Durante mucho tiempo viví con el corazón comprimido, temerosa de que algo pudiera sucederles a mis hijos. Es un temor natural en las madres, pero para las que hemos perdido a un hijo, ése temor es mayor.

Sólo la Gracia de Dios ha podido ayudarme a vencerlo para que no afectara a mis otros hijos.
Esa es una madre. Capaz de superar su propio temor, para no lastimar a los otros hijos.

Recuerdo cuando estuve en una mesa del quirófano a punto de nacer mi tercer hijo, no podían anestesiarme completamente y el sólo recuerdo de mi nene de 1 ano y medio que esperaba en casa y el que mi hijo no fuera afectado por la anestesia, pudo ayudarme a soportar la cesárea casi sin anestesia.

Esa es una madre. Capaz de soportar una cesárea con tan poca anestesia para que su hijo naciera sin problemas.

Pensándolo bien. No he sido una mala madre. He sido la madre que Dios ha ayudado a que fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified