http://http:///.blogspot.com/
Noticias :
Comentarios de Retazos y puntadas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Tus hijos son desobedientes?

No hay nada que duela más a un padre o una madre que el hecho de que sus hijos sean desobedientes. Escribí que no hay nada que duela más y sí lo hay: su muerte.

Desgraciadamente, he visto morir a una hija. Y es un dolor de por vida.
La desobediencia de los hijos es dolorosa porque ningún padre que quiera a sus hijos, ordena a su hijo algo para su mal.
Si no obedecen, seguramente sufren las consecuencias de sus actos.
Si les dices que no usen cerillos porque se pueden quemar y te desobedecen, pueden realmente quemarse. Tal vez no en la primera ocasión, con lo cual pueden pensar que es mentira; tarde o temprano lo van a repetir.... y terminar quemándose.

Ese es el miedo que los padres tenemos, por lo menos yo lo tengo.
Normalmente cuando tenemos en casa un hijo o varios desobedientes, la situación es difícil porque afectan a toda la familia, de una manera u otra.

Y normalmente, cuando tenemos en casa un hijo o varios desobedientes, se les llama la atención puede ser tal vez no de una manera adecuada, pero siempre se les llama la atención.
Muchos hijos responden a ésa llamada de atención como los animalitos que no pueden controlar sus instintos. Se enojan al no dejarles hacer lo que ellos desean libremente.

Y así, tenemos al clásico joven enojado todo el tiempo. Enojado porque no logra imponer sus condiciones a los demás. Para él se convierte en un reto.

Desgraciadamente un reto en el que él es el único perdedor, pues se pierde todo el cariño que se le puede brindar, se pierde los buenos momentos, se pierde todo lo bueno que puede obtener, pero ante todo, se pierde a sí mismo.

Creo firmemente en Jesús, creo en su Iglesia, creo en la salvación de mi alma y creo que no hay peor pérdida que la del alma de cada uno.
La desobediencia a Dios es la muerte, asi como la desobediencia a los padres que te aman y te ordenan no hacer aquello que te puede dañar, es causarte el daño que tratan de evitarte.

Quien desobedece a sus padres conscientemente, sabiendo que lo que se le ordena es por su bien, desobedece las leyes de los hombres (sus padres) y peor aún, las leyes divinas, y busca la perdición de su alma. Eso duele. La muerte eterna es dolor eterno.

Yo sigo llorando la muerte de mi hija, no por ella, porque confio en la misericordia de Dios que la salva, sino por el dolor que su pérdida dejó en mí. Imagino a Dios llorando por la muerte de sus hijos o sufriendo por ellos, por aquellos que se pierden gustosamente por buscar los placeres del mundo antes que Su Paz.

Los hijos desobedientes causan dolor porque no hay peor dolor para un padre o una madre, que saber que su hijo sufre o se causa dolor a sí mismo.

No pretendo darte recetas para hacer que tu hijo te obedezca. Las intenté todas cuando pequeños... y no resultaron.

Y ahora de mayores, sólo le pido a Dios los proteja, los cuide y les ilumine el camino, confiando en que no permitirá que se pierdan.
Yo no puedo hacer más que rezar por ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe por correo esta pagina

Seguidores