http://http:///.blogspot.com/
Ultimas entradas :
GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Los otros y nuestros hijos

Estuve un momento buscando juegos que podamos realizar con nuestros hijos. Encontré muchos juegos que pueden utilizar los maestros con fines pedagógicos. Sin embargo, me gustaría dedicarme en ésta sección de "Jugando con nuestros hijos" a compartir actividades en las que podamos convivir con nuestros hijos, utilizando distintos ambientes y lo que tenemos a la mano.

Es muy importante la convivencia familiar, o sea entre tus hijos y sus padres; pero a medida que nuestros hijos van creciendo, debemos ir ensanchando el ámbito de las personas que entran a su mundo.

Los primeros dos o tres años, su ambiente familiar está centrado casi por entero en sus padres y hermanos si los tienen. Llenamos sus necesidades de juego, entre otras muchas.

Pero a medida que crece, ellos necesitan socializar con muchas más personas y sobre todo, con chicos de su edad. Si antes les bastaba con jugar junto a sus hermanos o sus padres, llegará el momento en que necesiten a sus primos o amigos.

Recuerdo por ejemplo que nuestros hijos disfrutaban enormemente los paseos con nosotros, pero llegó un día en que la expectación por un paseo a Acapulco ya no fué tanta, no se emocionaron como acostumbraban hacerlo ante la mención de un paseo.

Era el momento de empezar a invitar a sus primos. Asi, simplemente.

Pelee mucho antes con ellos, por "egoístas", por no permitir que otros tocaran sus juguetes o porque no los prestaban a los demás. No entendía como madre que los niños tienen sus propias etapas. Ellos no son adultos chiquitos.
Para ellos, sus juguetes son parte de ellos y no están dispuestos a darlos a otros.

A medida que van creciendo, sin necesidad de que nadie les diga, empiezan a compartirlos con los demás. Ellos deciden cuándo.
Claro que nosotros influimos al acercarlos con sus primos, al acercarlos con los demás niños y favorecer así la convivencia. No debemos aislarlos.

Por supuesto que existirán peleas, desaveniencias entre ellos, pero siempre debemos recordar que nosotros somos los adultos y no podemos involucrarnos en sus diferencias, si no es para hacerles ver que están mal o para darles soluciones.

Lo peor que podemos hacer los padres es "agarrarles tirria" ya sea a los padres de los otros niños y peor aún, a los otros niños.

Debemos, como padres, tener la madurez necesaria para crearles a nuestros hijos un ambiente de convivencia con los demás. Tal vez para ello, tengamos que vencer nuestras propias ideas, nuestros prejuicios hacia los otros. Pero la alegría que les brindamos a nuestros hijos con ello, bien vale la pena el sacrificio.

Y te aseguro que si al principio es un sacrificio, termina siendo una delicia.

Recuerdo por ejemplo en ésa ocasión del paseo a Acapulco, en que no vimos a nuestros hijos tan animados como antes, que mi esposo y yo decidimos invitar a un primo de ellos a nuestro paseo. Pues sucede que su hermano, también "se apuntó" para el paseo y lo llevamos. Yo dudaba un poco, porque era menor, porque no estaba acostumbrado a estar lejos de su casa.
Pero todo salió muy bien. Nos divertimos mucho, sobre todo nuestros hijos.

Para sus primos fué el primer paseo y para nuestros hijos, toda una delicia. Rieron y gozaron como nunca. A partir de ahí, supimos la receta y no dudamos nunca en volver a "cocinarla"

Claro que implicaba un gasto extra tanto económico, como de energía pues en lugar de atender a dos "pequeños trogloditas", lo teníamos que hacer con otros tantos.... pero valía la pena. Siempre valió la pena.

Asi que si eres padre, te pido tomes en cuenta ésta experiencia propia. Tal vez en ése paseo cada uno de nosotros hubiera podido comer un pescado entero... y sin embargo, pedimos un sólo pescado para todos.... y muchos totopos "pa´engañar al hambre" jajajaj.
Tal vez hubiéramos como en otras ocasiones, podido tomarnos nuestros cocos con vodka y nuestros hijos sus refrescotes como estábamos acostumbrados.... sin embargo, en ésa ocasión, nos llevamos nuestra hielera y la llenamos de agua, sodas y una que otra cerveza para mi marido.

Y valió la pena ver en la cara de mis sobrinos la misma expectación de mis hijos al ver un nuevo platillo, al ver en sus caras la sonrisa ante el pescado servido tan suculentamente. Y mucho más, al ver la sonrisa de mis hijos al ver a sus primos tan queridos disfrutando lo mismo que ellos.

Ningún otro paseo antes había sido tan bello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified